Author: gabtorar
•4:20
Juan 17:15 "No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal"

Que importante es saber orar. Esta oración de Jesús no pudo ser más oportuna y exacta. El Señor sabía que se acercaba su hora, la de padecer, y que sus discípulos se escandalizarían Él y serían perseguidos a causa de Él.

Asimismo sabía que la obra empezada por Él necesitaría de gente que la continuara y en medio de todo esto, de los peligros evidentes que acechaban a los Suyos, elevó
esta plegsría: "Padre, no los saques de esta tierra, porque necesito que esta obra que me encomendaste ellos la puedan continuar. Si te pido que seas un escudo para ellos contra toda la maldad que intentará dañarlos. Se que eso es algo que tú, oh poderoso Padre, podrás hacer" ¡¡Y lo ha hecho hasta hoy!!

Estamos en la vispera de una festividad pagana llamada halloween, festividad antiquísima cuyo trasfondo es absolutamente oscuro y satánico.

Por desconocimiento, muchos adhieren a este tipo de "aparentemente" sano entretenimiento, y se hacen parte del mayor festival que el satanismo tiene.

La fecha escogida no es casual, correspinde justamente con la más importante del calendario satánico.

Halloween es la culminación de un mes (Octubre) en que las huestes de maldad se "sienten en su salsa".

Las consultas a los clarivedentes aumentan más que en cualquier otra época del año; aumenta la venta de material esotérico; se pierden niños que en muchos casos nunca vuelven a ser hallados (me temo que son ofrecidos en rituales satánicos), etcétera, y todo bajo el disfraz de una celebración que ni entendemos, ni nos pertenece.

¡¡Que oportuna la oración del Señor!! ¿No te parece?

La escritura enseña que si dos se ponen de acuerdo sobre algo en esta tierra, el Padre se hará cargo en los cielos.

Me uno a la oración del Señor Jesucristo y te pido:
"Padre, no nos quites del mundo, antes permítenos poder seguir siendo luz, pero Señor, guardanos del mal, de ese mal que se disfraza de bien, de ese enemigo que se presenta como ángel de luz pero que es príncipe de tinieblas. Guarda a los tuyos, a tus pequeñitos. Tú y sólo tú, tienes el poder para hacerlo y confío que una vez más lo harás hasta el día en que nos llames a tu bendito Reino, por Jesucristo el Hijo Amado, amén"

No adhieras a las obras de las tinieblas. Guárdate y a tus hijos de tal asociación con la oscuridad.

Mejor propone en tu corazón hacer lo que Cristo mandó: "dejen que los niños vengan a mí".
Enlaces a esta entrada
Author: gabtorar
•6:15
Mateo 10:17 "...y guardaos de los hombres porque os entregarán a los concilios, y en sus sinagogas os azotarán"

Desde que entré a formar parte de las filas del cristianismo me encontré con una idea principal común a todas las denominaciones cristianas: "hay un enemigo, el diablo".

Este adversario de las tinieblas efectivamente se las trae contra los hijos de luz. Y su plan no es otro que desvirtuar los propósitos de Dios para con sus criaturas y llevar al hombra al mismo destino suyo: la perdición.

Este universo será lleno un día del conocimiento de Dios, pero por ahora, y como efecto de la estrepitosa caída en Edén, no hay lugar en el mundo donde la maldad no sea conocida.

Por tanto debemos cuidarnos del adversario, pero no solo de él.

Jesús hablando a sus discípulos les advierte que deben guardarse de los hombres., porque los hombres los entregarán...

La idea de fondo que el Señor está transmitiendo es "la traición". Jesús advirtió que seremos traicionados por los hombres.

Es difícil poder llegar a entender los corazones de las personas. Nosotros vemos lo que se puede ver solamente, pero Dios, que todo lo escudriña, ve en ese lugar recóndito del corazón y a causa de esto nos advierte del peligro qe en algunas personas que nos rodean.

Las traiciones pueden venir de muchas fuentes: el trabajo (por algún compañero envidioso de nuestro desempeño), los hijos (que no fueron consentidos en lo que deseaban), el cónyuge (que egoista y alocadamente pensó en si mismo(a)), y muchas otras fuentes. Pero aquí Jesús está refiriéndose a un tipo de traición que él mismo vivió: la traición en la iglesia.

Jesús fue entregado por uno de los suyos, por uno que "parecía" cercano a él, por uno a quien él había hecho una cosa: bien. Parece ser que la traición siempre sigue el mismo patrón: "el que traiciona es el que está mal".

Jesús sabía que sus discípulos seguirían sus pasos en todo, incluyendo este aspecto. Que si Él fue perseguido a causa de la verdad que representaba y proclamaba, de igual manera los que hoy viven consecuentemente con la verdad que han recibido serán peseguidos así como Él.

La advertencia mis queridos hermanos es la siguiente: "no todo lo que brilla es oro, no todo es lo que parece".

Especialmente cuando estemos haciendo la voluntad del Señor debemos esperar oposición, debemos esperar traición. Pero a pesar de estas cosas (y personas) debemos seguir amando a las personas, avanzando en la obra que se nos ha encomendado y encomendar estas cosas al fiel creador, así como el Señor lo hacía.

No permitas que los comentarios mal intencionados te detengan. Cristo no se detuvo a lamentarse por si mismo ante la traición de Judas. Al contrario, avanzó y pudo llegar al final hasta decir "consumado es"

Debemos cuidarnos, abrir nuestros ojos para saber qué terreno estamos pisando, y así con cautela pero con incansable pasión, seguir adelante por amor a Aquel que nos llamó a ser parte de esta bendita batalla de la fe.
Enlaces a esta entrada
Author: gabtorar
•4:14
1 Juan 2:6 "el que dice que permanece en Él, debe andar como Él anduvo"

Es tan fácil hablar. A algunos nos cuesta menos que a otros. Hay pesonas que tienen el don de la Palabra.

Los políticos están adiestrados en este arte, y como se dice popularmente "el papel todo lo aguanta".

Podríamos perfectamente aplicar este dicho a los oidos. ¡¡Escuchamos tantas cosas!!.

La verdad, siempre es más sencillo "decir cosas antes que hacerlas". Y creo que conociendo esto, el apóstol Juan nos deja estas palabras.

En la iglesia primitiva de la cual Juan formó parte importante como lider, se encontró con personas que decían ser parte del camino, pero no se encontraba en ellos testimonio congruente, entre lo que por una lado decían y por otro vivían.

Dios anda buscando poder demostrarse al mundo. ¿A quiénes tiene para hacerlo? A nosotros

Lamentablemente a veces nuestro mensaje se ve opacado por nuestra manera de vivir.

Juan determinó aquí que la única manera en que se puede saber que una persona permanece, vive consistenmente en Él, es viviendo como Jesús vivió.

Andar como Él sinifica llegar a hablar como él, actuar como él, hacer las cosas que hacía él, pero para llegar a esto necesitaremos primero pensar como él y sentir como él.

Jesús mismo trató el tema del fruto. Él dijo que la única forma en que tu puedes conocer el árbol es por medio del fruto que este produce.

Vale preguntarnos ¿qué fruto ven las personas en mi? Aquellos que me escuchan, ¿ven en mi la fe de la que hablo tan apasionadamente?

En los momentos difíles ¿reflejo el fruto del Espíritu en mi vida? (a saber: paz, amor, gozo, fe, bondad, paciencia, y otros)

Dios pesa los corazones ¡¡cuánto más las palabras!!

La vara con la que el Señor mide si realmente estamos en la fe es el fruto. El Señor espera ver en nosotros que lo que estamos aprendiendo de ÉL no es un mero conocimiento de Su verdad, sino que esa verdad diariamente va volviéndonos mas como Jesús, como quien hemos sido llamados a ser.

Quisiera recordarte que el propósito de Dios es que lleguemos a la estatura de un varón perfecto, el cual es Cristo Jesús.

La vara por cierto es alta, pero también es grande el respaldo que tenemos de Él para poder cumplir con esta voluntad suya.

Nuestros seres amados, vecinos, compañeros de labores quieren (y por Dios que necesitan) poder ver que nuestra fe es más que palabras. Que nuestra fe la vivimos intensamente.

La Palabra de Dios, no es para oirla solamente, es para vivirla.
Enlaces a esta entrada
Author: gabtorar
•4:53
1 Samuel 17:45 "... dijo David al filisteo: tu vienes a mi con espada, lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos..."

En la vida siempre vamos a enfrentarnos a situaciones potentes y que nos sobrepasan. Bien podemos llamarlas "gigantes".

Situaciones que nos parecen tan altas e inalcanzables, que llegamos a sentirnos intimidados por ellas y a veces hasta nos paralizan por el miedo que provocan.

Israel, el pueblo de Dios, alguna vez enfrentó un gigante en particular que les causaba la misma reacción. La mayoría conoce el relato bíblico de Goliat, y los estragos que sus sola presencia provocaba en los escuadrones de Israel.

Sin embargo, y como suele suceder en el Señor, Dios tenía preparada un arma secreta contra este gigante. No se trataba de un hombre musculoso, experto en artes marciales y el uso de armas de guerra. Era un jovencito llamado David, pastor de ovejas, quien "al verlo con los ojos de Dios" se dió cuenta de quien era realmente el más grande allí y no sólo lo enfrentó sino que tan grande como era, hizo caer a Goliat en tierra.

¿Qué hizo la diferencia? ¿Cuál fue el elemento determinante para que David pudiera derrotar a Goliat?

No fue su estatura ni su fuerza física lo que le dió victoria. Fue su estatura espiritual y la fuerza que David tenía del Señor.

David cultivaba diariamente la comunión con Dios. En su tiempo a solas con las ovejas, cantaba al Señor sus salmodías y se empapaba de esa bendita presencia. De esa comunión provenía su fuerza y la visión que le permitió ver al gigante con otros ojos, verlo en su perspectiva correcta.

Goliat era el paladín filisteo: grande, fuerte, de aspecto fiero, bien armado en lo físico.

David, el paladín de Dios, la contraparte espiritual de Goliat, era mucho más fuerte y grande que Goliat por causa de con quien estaba: David estaba con el Señor de Señores, y en ese nombre, con esa fe, enfrentó al gigante y lo derrotó.

Erramos al tratar de enfrentar los gigantes de la vida con nuestras fuerzas. Ellas siempre son limitadas, pero las fuerzas del Señor no tienen medida.

Dios es más alto que los cielos, más grande que el vasto mar. Su poder es ilimitado y está disponible para todos los que lo necesitan.

El poder para vencer tus gigantes se encuentra en Él. ¿En qué nombre (con qué poder)vas a enfrentar tus gigantes? Dios es quien entrega los gigantes en nuestras manos. Él nos hace más que vencedores.

No luches solo(a), Dios quiere ser tu mejor aliado en las batallas cotidianas.
¡¡Ábrele las puertas, déjalo ser Dios en tí!!
Enlaces a esta entrada
Author: gabtorar
•4:34
Mateo 16:21 "Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día"

Me llama (por decir lo menos) la atención la riqueza que se esconde tras este versículo de la escritura.

Desde el primer munto Jesús fue claro con sus seguidores. Fue claro respecto a su venida, propósito y obra. Nunca anduvo con rodeos, porque Dios está comprometido con la verdad, pues ÉL, es la verdad.

Por esta razón Jesús les dice desde un comienzo que ÉL ha venido para morir. Pero en esta ocasión el cumplimiento de ese plan estaba todavía más cercano y les da a sus discípulos más información de lo que le va a ocurrir.

Les detalla no sólo lo que le va a pasar, sino también de parte de quienes lo va a sufrir.

Esto es una prueba más de la omnisciencia de nuestro Dios y debería darnos mayor confianza saber que nada se escapa de su bendito conocimiento.

Sin embargo, lo que verdaderamente me llega al corazón es una frase que pasa casi inadvertida aquí: "...le era necesario padecer..."

El tema del sufrimiento es puesto en el tapete por el Señor sin anestesias. Jesús va a sufrir (padecer)... y mucho.

El hombre siempre busca evitar el sufrimiento. Se nos ha inculcado tanto que nacimos para realizarnos y ser felices que nos cuesta aceptar la idea de sufrir, incluso cambiamos el tema cuando alguno habla de ello.

Pero cambiar el tema no evitará el sufrimiento. Sufrir es tan parte de la vida del hombre como lo es reir y regocijarse.

Desde luego, Dios no espera que busquemos sufrir pero en nuestra vida habrá estaciones en las que el sufrimiento será inevitable.

Soy un convencido que una de las razones por las que Dios nos manda congregarnos es para prepararnos también para esos momentos difíciles.

Pero hay una mentalidad antisufrimiento que está haciendo mucho daño a la gente en general y a la hermandad en especial.

Compartiendo en nuestra congregación instaba a la hermandad a buscar algún versículo bíblico que dijera expresamente que la voluntad de Dios es nuestra felicidad.

No lo hallarás. Sin embargo, hallarás uno que dice claramente que la voluntad de Dios es nuestra santificación.

El espíritu del mundo, ese espíritu humanista que aborrece la idea de negar "el yo", intentará por todos los medios evitarnos el sufrimiento pero Jesús nuestro Señor dijo que era necesario padecer.

Eso signfica mis queridos amigos que habrá instancias en nuestras vidas en las que el destino final de ese trayecto será una cuota de sufrimiento. Pero si el Señor es nuestra ayuda podremos decir como Pablo "todo lo puedo en Cristo... que me fortalece"

Lamento mucho que hoy se predique el mensaje equivocado en algunas congregaciones porque se está vacunando a la hermandad con la idea de que "Dios quiere hacerte feliz", cuando Cristo vino al mundo para "hacernos salvos" de esta maligna generación y del fuego eterno.

No debemos temer a poder sufrir. el sufrimiento purifica nuestras almas, nos ayuda a reevaluar nuestro camino. El sufrimiento nos concede bendicones que la mayor prosperidad no logra darnos: "nos acerca a los tiernos brazos del Padre en busca de refugio"

Recordarles finalmente que Cristo, NUESTRO EJEMPLO, fue varón experimentado en quebrantos, y que, de acuerdo con el apostol Pedro: "nos dejó ejemplo para que sigamos sus pisadas".

El problema no es sufrir. El verdadero problema es que en esas épocas inevitables de sufrimiento no halla un depósito en Dios a nuestro favor al cual echar mano. Que no tengamos la confianza o cercanía con el Señor como para correr a echarnos en Su regazo y alcanzar en Él fortaleza, paz y fuerzas nuevas para continuar.

El sufrimiento es el final del camino, es solamente una avenida que nos acerca a Cristo, que nos ayuda a volvernos más como Él.
Enlaces a esta entrada
Author: gabtorar
•3:57
2 Tesalonicenses 13:13 "y vosotros hermanos, no os canséis de hacer bien"

Con tanta maldad circundante no es difícil sentir que perdemos el tiempo tratando de vivir una vida correcta en medio de tanta gente que hace lo quiere. ¡¡Si pareciera que a los que hacen mal les va mejor!!

Pero precisamente de esto se trata todo. Existe un complot maligno que busca provocar este sentir de "futilidad" en nosotros los hijos de Luz".

El maligno intenta desanimarnos para que lleguemos al punto en que seamos consumidos por la corriente perversa que arrastra este mundo y asi apagar la única luz verdadera que este mundo dispone: La iglesia.

Una palabra que se repite varias veces en la escritura es "perseverar". El Señor dijo "el que persevere hasta el fin, será salvo". Los esfuerzos de Satanás van por el lado de hacernos desistir de estar firmes, de llevarnos al punto en que nos convenzamos que "no vale la pena perseverar" y que "es mejor dejarse llevar".

Tristemente muchos que alguna vez perseveraron hoy se están dejando llevar por las corrientes que arrastran a este mundo hacia la perdición.

Que el hombre ha perdido el rumbo es algo innegable. Podemos hablar y admirarnos del avance científico (que por cierto es extraordinario), pero en lo que a moralidad o espirtualidad se refiere, nos sumimos cada vez más en un abismo, una "barbarie" que deja entrever la verdadera dimensión de esa profunda caída que Adán y Eva experimentaron en Edén.

Pablo anima a los hermanos a que no se cansen de hacer bien. Ese es el trabajo y razón de ser de la iglesia: hacer bien, ser luz, ser un agente disipador de tinieblas.

Podemos y debemos esperar oposición ferrea del enemigo cuando nos propongamos ser lo que hemos sido llamados a ser pero debemos saber que contamos con el más grande respaldo existente en todo el universo: "El Señor mismo". Él es quien nos esfuerza y defiende.

Escucharás voces que te querrán persuadir a que tirar la toalla y bajar la guardia. A que aceptes como bueno lo que Dios ha dicho que es malo.

El gran despliegue del enemigo está enfocado en esta dirección, sutilmente hacernos creer que los tiempos han cambiado y por ende nuestra mentalidad debe cambiar también, pero la escritura es clara y categórica: Dios no cambia y Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por los siglos.

Del mismo modo Su plan no ha cambiado, ni sus valores espirituales, ni la misión encomendada a nosotros su pueblo.

No te canses de hacer bien aunque todos te digan que pierdes tu tiempo, que eres un anticuado. Se acerca el día en que Dios recompensará a cada según haya sido su obra.

Trabajemos para escuchar de Él: "Bien hecho, buen siervo(a) y fiel"
Enlaces a esta entrada
Author: gabtorar
•4:39
1 Corintios 13:11 "Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño"

¿Cuántas excelentes personas has conocido que tienen buen carácter, siempre están animados, son agradables y amenas pero que tienen un gran defecto: nunca puedes contar con ellos porque no son gente comprometida.

En la vida, el trabajo, y por supuesto, también en la iglesia, nos encontramos con esa clase de personas,. Son gente tan especial, tan rica y talentosa, pero con la cual nunca puedes proyectarte porque fallan en este aspecto crucial del compromiso.

Para Dios el tema de la fidelidad es requisito. Mucha gente brillante tiene "enterrado su talento", porque no logra cruzar el lindero de la falta de compromiso y siempre está yendo y viniendo pero no se cmpromete al punto que Dios necesita.

Este tema está ligado a la inmadurez. La falta de compromiso es un síntoma de inmadurez. Los niños, los adolescentes (y muchos adultos también) se caracterizan negativamente por hacer muy bien ciertas cosas, pero sin comprometerse con ellas.

Es esperable que un niño actúe como tal. Cuando un niño actua "maduramente" es prácticamente una monada, pero que un adulto actúe de modo infantil, es bastante cuestionable. No hablo de tener aquel sentir inocente/ingenuo (que por Dios nos hace falta a los grandes) y sobre el cual Jesús advirtió era requisito para entrar en Su Reino, sino de esas actitudes irresponsables que tenemos los adultos, y que para justificarlas recurrimos a toda clase de excusas.

Los hermanos de Corinto, a quienes fueron dirigidas inicialmente estas palabras, eran muy carismáticos, pero eso no cubría sus faltas, ni era tampoco señal de espirtualidad, mucho menos de madurez.

Pablo les dice que cuando fue hombre dejó lo que era de niño. Esto habla de madurar.

¿Cuánto tiempo más tendrá que pasar para que Dios vea en nosotros un compromiso de hombres en vez de niños?

Las grandes ligas requieren de grandes esfuerzos y grandes sacrificios. Si hemos de esperar que nuestra vida espiritual tenga un alza deberemos consecuentemente elevar nuestro compromiso con el Señor y con Su Obra.

A mi me parece escuchar al Señor decir a aquellos hijos suyos que debiendo ser ya maestros tienen necesidad de que se les vuelva a recordar los rudimentos del evangelio: ¡¡crezcan por favor!!

Hay una gran herencia en Cristo que un niño jamás podrá usar hasta que alcan ce la madurez necesaria establecida.

Alimentémonos de la buena palabra y nutrámonos del Señor para crecer.
Enlaces a esta entrada
Author: gabtorar
•4:47
Santiago 5:13 ¿Esta alguno entre vosotros afligido? Haga oración. ¿Está alguno alegre? Cante alabanzas.

Seguramente has tenido días en los que estuviste afligido por diversas situaciones ya sea personales, familiares, laborales o incluso de la iglesia. No es extraño sentir cierta aflicción a causa de las miles de cosas que nos vienen. ¡¡Si los problemas vienen sin que uno los llame!!

Pero del mismo modo, habrás tenido días que deseaste no hubieran terminado. Días llenos de gozo, momentos que te levantaron el alma y que te ayudaron a continuar.

Días buenos y malos... siempre los habrá. Aun la Palabra de Dios no advierte que debemos estar firmes en el día malo (Efesios 6:13), porque Dios sabe que hay días y días.

Sin embargo y de acuerdo a nuestro versículo, lo que realmente importa no es lo que lo que el día trae sino que hago yo en ese día.

Ya sea en los buenos o malos momentos siempre tenemos la oportunidad de decidir que hacer con lo que nos pasa. En las dificultades podemos echarnos a llorar(lo cual es muy legítimo de hacer), deprimirnos, encerrarnos en nosotros mismos y ver como todo se derrumba en derredor nuestro. O podemos decidir hacer lo que nos dice el Señor aquí: "haga oración".

Jesús en el momento mas angustiante de su paso por esta tierra (Getsemaní), decidió hacer oración y mientras mayor era su angustia, más oraba.

Podemos gastarnos el día entero "pensando", pero nada mejor que llevarle al Señor nuestras cargas, y esto se hace en oración.

Del mismo modo para aquellos días en que Dios nos bendice con momentos de alegría, podemos hacer muchas cosas: reir, saltar, gritar, pero hay algo que Dios quiere vernos hacer: "cante alabanzas".

Tenemos por tanto dos posibilidades, tanto para el tiempo de angustia como para el gozo, Dios desea que compartamos nuestro sentir con Él, ya sea orando o cantando alabanzas, Dios quiere ser parte de lo que nos pasa. ¿Por qué no lo dejas?

El quiere ser Dios de lejos pero también de cerca, quiere ser nuestro Señor pero también nuestro amigo. Dios nos creó para ser parte de nosotros para que estuviéramos juntos en las buenas y en las malas. ¿Por qué no lo dejas?

Jesús les habló a los discípulos del Espíritu Santo y les dijo que estaría CON ellos, les prometió que vendría SOBRE ellos pero tambíén les dijo que habitaría EN ellos.

Como ves, Dios quiere ser parte de lo que somos y de lo que tenemos ¿Por qué no lo dejas?
Enlaces a esta entrada
Author: gabtorar
•6:30
El invierno es una época temida en nuestro país a causa de las enfermedades, particularmente virus estacionarios que provocan estragos en la salud de la población. Los más afectados suelen ser los bebés y las personas de más edad.

Un virus es dañino especialmente porque se expande con rapidez y contamina a los que están con las defensas más bajas.

Existe una "forma de virus" en la vida cristiana que tiene un efecto similar. La escritura lo denomina "raiz de amargura".

El autor de Hebreos advierte "Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raiz de amargura, os estorbe y por ella muchos sean contaminados" (Hebreos 12:15)

La amargura tiene un destructivo poder sobre las personas. El autor bíblico menciona un doble efecto:
Primero, estorba a quien la sufre.
Segundo, otros son contaminados.

¿Qué provoca dicha amargura? Seria difícil de precisar, las causas pueden ser tantas.

Pero en mi andar con Dios me he percatado que una de las cosas que más provoca amargura y por tanto quiebre en las relaciones es la inmadurez de los creyentes.

Hay personas que se ofenden (amargan) porque tú no haces lo que ellos esperan. Otros se ofenden porque tú les haces ver puntos en los que están mal, y es más fácil ofenderse que cambiar.

El trabajo pastoral se dificulta cuando tienes que enfrentar personas "sensibles", que no ponen la mirada en las cosas de Dios sino en ellas mismas.

Lo triste del asunto es que esto les estorba a ellos y como si eso en si no fuera malo, comparten sus amrgura u termninan contaminandio a otros.

Lo bueno del asunto es que podemos arreglar la situación mediante el arrepentimiento. Pero ¿Qué pasa con aquellos a quienes contaminamos?

He oído personas hablar mal de los pastores (líderes en general) de alguna iglesia delante de sus hijos pequeños o jóvenes. Luego esas mismas personas les dicen a sus hijos que deben congregarse en alguna iglesia, que deben tener un pastor.... y los hijos no entienden nada.

Muchos de los malos comentarios que surgen contra los líderes espirituales vienen como consecuencia de malas experiencias que nosotros hemos tenido y eso algo que no podemos ni debemos negar.

Sin embargo, debemos cuidarnos de no contaminar a otros, gente inocente, porque llegará el dia en que desearemos que esas vidas se acerquen al Señor y ellos quizás tendrán sus corazones endurecidos (contaminados) por la amargura que nosotros mismos les transmitimos.

Por otra parte, dañamos el testimonio de personas que quizás sólo estaban haciendo lo correcto.

La mayoría de las veces nos falta el valor para reconocer que eramos nosotros los que estábamos mal. ¿No te parece?

La amargura es peligrosa porque te impide alcanzar la gracia de Dios. Que nada ensucie tu corazón.

Echemos mano al perdón y dejemos al río de vida de Dios fluir con libertad en nuestra vida y hogar.
Enlaces a esta entrada
Author: gabtorar
•12:34
Definitivamente mucho se podría decir del tema de la unidad pero siempre es mejor "hacer que decir".

Quisiera que pudiéramos echar una mirada a la unidad perfecta que encontramos en el accionar de la trinidad.

En este bendito misterio de Dios hayamos concordancia de propósito, dirección y objetivos.

La misma escritura revela que en el Antigüo Testamento, Dios se muestra como Padre Omnipotente, Omnipresente y Omnisciente.

El nuevo testamento comienza con el nacimiento, vida y obra del Hijo Jesucristo.

La era de la iglesia se inaugura con la venida del Espíritu Santo en la fiesta de Pentecostés.

Podemos ver la trinidad en acción, consecuente con el plan de Dios de redimir al hombre, darle una nueva naturaleza y sellarlo con las arras de Espíritu como posesión adquirida.

Del mismo modo, encontramos otro ejemplo de esto en el bautismo de Jesús (y especialmente para aquellos que tienen problemas con el "concepto" de la trinidad) vemos nuevamente a Dios actuando al unísono.

El hijo Jesucristo está saliendo del agua después de ser bautizado por Juan el bautista. Y se oye una voz, (la del Padre) que dice "este es mi hijo amado en quien tengo complacencia". Sólo El Padre reconocería que Aquel era el Hijo, mientras el Espíritu Santo descendía sobre Jesús en forma de paloma.

Incuestionablemente es la trinidad actuando en función de nuestra redención!!

Aquí hay una importante lección para aprender: "cohesionadamente es como debemos trabajar al interior de nuestras familias e iglesias si deseamos tener éxito".

Nehemías consiguió ayuda para reedificar los muros caidos. El tenía la visión pero la transmitió a otros y juntos lo concretaron.

Cristo mismo se consiguió 12 hombres que pudieran aprender de él y continuar su obra después de su partida.

La unidad es importante, pero para lograrla se requiere más que estar cerca y más que sólo compartir un poco. Es indispensable que el plan de Dios "cale" en nuestro ser primero y tener la habilidad del Espíritu para ejercer el liderazgo que llevará a otros a abrazar esta misma verdad.

La unidad que necesitamos no se logra por medios humanos, es Dios quien la produce poniendo "el querer y el hacer, por Su buena Voluntad".

Para lograr tal unidad se requiere comunión con ÉL primero. Pasar tiempo cerca del Señor para entender a qué nos está llamando, y saber qué o a quiénes necesitaremos para lograr Sus Objetivos.

Dios ha prometido enviar "bendición y vida eterna" sobre aquella iglesia en que los hermanos logren habitar juntos en armonía".

esta comunión comienza en lam oración. Así estaban los disdpulos el dñía de Penbtecostés esperando en oración y la promesa de Cristro que el Espíritu Santo vendría se cumplió.

Yo creo que para estar en verdadera unidad se requiere más que juntarnos. La oración es un indicador potente que deja de manifiesto lo que hay, anhela y busca nuestro corazón.

Allí, en esa comunión, es donde nace la unidad del Espíritu. Es allí donde el Espíritu logra dirigirnos y llevarnos a la voluntad perfecta del Señor.

Lo mismo aplica para nuestras congregaciones. Una iglesia dividida difícilmente podrá vencer a un enemigo que está bien unido.
Enlaces a esta entrada
Author: gabtorar
•5:12
Siguiendo adelante con el tema de la unidad, deseo recalcar en este día que el principal enemigo de la unidad de la iglesia del Señor se encuentra en el egoismo y este habita en el corazón de los miembros.

1 Corintios 12:26 "de manera que si un miembro padece, todos los miembros se duelen con él, y si un miembro recibe honra, todos los miembros con él se gozan"

La escritura claramente muestra cual es la actitud que Dios espera ver en nosotros hacia las cosas que les suceden a nuestros hermanos.

Lo correcto sería que hubiera tal unidad, cercanía e identificación con nuestros hermanos, que lo que le pase a él o ella, nos debería afectar para bien o para mal.

Si son dificultades, que las tomáramos como si fueran nuestras, si son bendiciones que nos alegrarámos como si estuviéramos siendo nosotros mismos bendecidos. Eso es tener "mentalidad de cuerpo". Pero es precisamente lo que rara vez se encuentra.

La post-modernidad ha introducido en las congregaciones su mentalidad egoista y personalista.

Los males sociales, TODOS SIN EXCEPCIÓN, tienen su raiz en el egoismo. ¡¡Si hubiera una mayor consideración del segundo mandamiento dado por Cristo: "ama a tu prójimo como a tí mismo", no habría adulterios, ni robos, ni asesinatos, porque todos harían al resto lo que desearían recibir de ellos.

Pablo escribiendo a los Corintios debió tocar este tema porque era una iglesia muy individualista, egoista e inmadura.

La mentalidad de un niño siempre es así "yo, a mi". Por eso los niños se pelean por los juguetes, por ejemplo.

Así que la inmadurez espiritual se refleja en las actitudes egoistas que dejamos entrever por medio de nuestro accionar.

Este es un peligroso enemigo contra la unidad, que opera también en los hogares, y en las relaciones con nuestros seres queridos.

El muchacho que sale hasta altas horas de la noche, no tiene cuidado de si sus padres logran conciliar el sueño a causa de la preocupación que esto les genera.

Él lo esta pasando "bien", y no hay tiempo para pensar que los padres no están pasándolo igual, mientras esperan a que llegue a casa.

El tipo que malgasta su sueldo en licor o drogas, no está preocupado de cómo se pagarán las demás cuentas, él lo está disfrutando y no importa que el resto vaya a sufrir a causa de esa decision egoista.

En las iglesias ocurre algo parecido. Me preocupa encuentrar mucha gente que dice ser cristiana pero que no manifiesta el principal rasgo identificatorio de Cristo: "él se despojó a si mismo".

Si vemos la vida del Señor una de las características que más destacan de su ministerio es que estaba centrado en otros y no en él mismo.

Tenía compasión de la gente porque estaba pensando en la gente. Sanaba, libertaba y les predicaba la verdad porque deseaba que las personas fueran libres de las cadenas físicas y espirituales que les oprimian, otra señal de amor hacia ellos.

Finalmente dió hasta su propia vida, y dijo que debíamos hacer lo mismo. Observó que no hay mayor amor que este, "que uno ponga la vida por sus amigos", y él fue todavía más allá, entregando la suya por sus enemigos también.

A quienes decimos ser cristianos ¿se nos puede identificar por nuestra forma de vivir con este maestro?

Los apóstoles siguieron los pasos del Señor y repitieron en sus vidas la obra de Jesús, a tal punto que la gente los identificaba plenamente como "seguidores del camino".

¿Logra la sociedad moderna UNIR lo que predicamos con nuestra forma de vivir? ¿Pueden ver ellos congruencia entre lo que profesamos y lo que vivimos?

Observa en tu propio corazón las motivaciones que tienes para hacer las cosas, ¿es beneficio puramente personal lo que busco o hay preocupación por lo de los otros también?

La unidad es vital si esperamos recibir las bendiciones que Dios ha preparado para Su pueblo en este tiempo postrero.

Incluso para recibir lo que pedimos en oración el Señor mandó que dos se pusieran de acuerdo.

Dios nos ayude a entender la relevancia de la unidad porque donde haya unidad verdadera Dios siempre estará allí, y donde Dios está los imposibles se pueden hacer realidad.
Enlaces a esta entrada
Author: gabtorar
•5:44
"Solícitos en GUARDAR la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz" (Efesios 4:3)

Un principio escritural dice que "el que busca halla". ¿Que hallará? La respuesta obvia es "hallará lo que anda buscando".

Sin embargo, cuando uno busca algo, no es raro encontrarse con otras cosas que no motivaron precisamente la búsqueda pero que resultan por decir lo menos, interesantes de encontrar. Algún objeto, o posesión que tenía cierto valor para nosotros y que habíamos dado por perdido. De repente lo encontramos y nos alegra la vida. Muchas veces ni habíamos notado que estaba perdido.

He conocido mucha gente que dice que no puede encontrar a Dios. Aunque este no es el tema de hoy, Dios no es encontrado porque no se le busca en la frecuencia correcta. Un ejemplo: ¿Qué pasaría si intentaras sintonizar una emisora de radio FM estando en la frecuencia AM? Lo seguro es que no la encontrarías, no porque ella no exista sino porque la estás buscando en la "frecuencia" equivovada.

Lo mismo pasa con nuestros intentos por alcanzar la unidad. No se halla porque no se busca como es debido.

Nuestros matrimonios, nuestras familias e iglesias necesitan estar en unidad.

Los ambientes laborales más productivos son aquellos que trabajan en unidad, cohesionadamente. No basta con sólo cumplir, los cristianos no hemos sido llamados a "sólo cumplir", la voluntad de Dios es que todo lo que hagamos lo hagamos como para Él, para Su Gloria. Cada cosa que hacemos puede ser un testimonio concreto de nuestra fe.

La manera en que procedemos en nuestro trabajo, en que tratamos a nuestra famiia, el trato que tenemos con los vecinos, ahí es donde Cristo encuentra nuestro mejor testimonio.

No es predicando en una esquina (si bien es necesario proclamar la verdad de Dios desde distintas plataformas, calles, plazas, etcétera, nosotros predicamos en la calle) sino la predicación que a diario ofrecemos en donde estamos con nuestros hechos la que mejor determina lo que somos y a quien servimos.

La unidad se ha buscado por fuera y difícilmente la hallaremos allí. La unidad no es algo que yo pueda conseguir humanamente.

Mi parte es mantener la unidad que nos ha sido dada por el Señor.

"Solícitos en GUARDAR la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz" (Efesios 4:3)

Nuestra parte es no contribuir a romper la unidad. Esa es la mejor contribución que yo puedo hacer para mantener la unidad que Dios entregó.

Cristo oró por sus discípulos, y también por nosotros, porque Él oró por "los que habrían de creer por la palabra de ellos", o sea, todos los cristianos a quienes nos ha alcanzado el evangelio de Jesucristo y la doctrina apostólica.

Creo que esa intercesión es la que mayormente nos ha mantenido vivos como iglesia hasta hoy. De otro modo seguramente el diablo hubiera logrado su objetivo de destruir la obra del Señor. Pero gracioas a ese clamor se ha cumplido lo que Jesús dijo: "y las puertas del Hades no prevaleceran contra ella"

Yo puedo crear con mi proceder en la congregación, condiciones para que la unidad permanezca, o puedo con mi propia actitud y decisiones, ser un elemento divisorio en tal unidad.

Esto es igual en el hogar, en el trabajo, no sólo aplica a la iglesia sino que es válido para todas las esferas: ¡¡Los principios de Dios son universales!!

Los hombres hemos sido usados por el enemigo para socavar y destruir la unidad del Espíritu. ¿Cómo?

Mira los énfasis de las nuevas revelaciones de algunos líderes que son famosos mundialmente y que están esparciendo doctrinas que socavan los fundamentos. Revisa algunas nuevas versiones de la Escritura y te darás cuenta que no todo es progreso. Observa el énfasis que algunos ministerios hacen en ciertos puntos de la escritura. ¿No mandó el Señor que se predicara "todo el consejo de Dios"?

Observa a ministros (Dios sabe si son suyos o no) que han levantado imperios en base a énfasis en la sanidad, o la fe, o la prosperidad, entre otras enseñanzas que se transforman en sus caballitos de batalla.

Cuidado mis amados hermanos. En el nombre de la unidad (¿ecumenismo?) estamos puesto a un lado el sacrificio de aquellos hombres que prefirieron entregar sus vidas para mantener la pureza del mensaje y la unidad de la fe.

Meditemos en esto y saquemos nuestras propias conclusiones.
Enlaces a esta entrada
Author: gabtorar
•6:00
1 Corintios 1:10 "Os ruego hermanos...que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer"

Se han escrito muchos libros y predicado muchos sermone sobre el tema de la unidad.

Sabemos que la voluntad del Señor es que su pueblo, Su Familia, Sus Hijos, vivan en unidad.

Pablo le escribe a una iglesia que estaba teniendo serios problemas porque los hermanos estaban divididos de acuerdo a sus "maestros favoritos". Yo soy de Pablo, decían unos, yo de Cefas, decían otros, y "los más espirituales" eran solamente del Señor.

Concretamente, la iglesia necesita llegar a comprender el valor que la unidad tiene para Dios. Fue el mismo Jesús quien se tomó la molestia de orar por este asunto (la famosa oración de Juan 17), y si el señor lo hizo entonces es importante.

Pero nuestros conflictos no tienen que ver con si cremos o no que la unidad puede ser importante, eso no es tema para discutir, es un hecho. El verdadero conflico radica en ¿qué entendemos por unidad?

Para muchos cristianos estar unidos es tomarse las manos y cantar un lindo himno. Para otros, es simplemente compartir juntos. Pero estar juntos es un aspecto de la unidad solamente.

En las mega iglesias de hoy encontramos mucha gente que está reunida en el mismo sitio pero que a penas se conoce entre ellos.

A decir verdad, esto tambièn pude ocurrir en una congregación más pequeña.

De acuerdo al profeta Amós, es posible que dos estén juntos ¡¡y todavía no estar de acuerdo!!

Pablo pone el dedo en la llaga respecto a qué entiende el Señor por verdadera unidad. Se trata de "hablar lo mismo", es decir, compartir la enseñanza, la doctrina. Significa "estar en un mismo parecer". Y reconozcamos que esto no es tarea fácil.

¡¡Si cada uno tiene un parecer distinto respecto de una misma cosa!!

Una de las virtudes de Cristo como maestro fue llevar a sus discípulos a esta unidad de parecer.

Cristo fue hábil traspasando al corazón de sus seguidores "su propio sentir" y esta es la idea de Dios, que "hay en vosotros ESTE SENTIR que hubo también en Cristo..."

De modo que la unidad no tiene mucho que ver con estos intentos humanos por "juntar multitudes" en un mismo sitio. La verdadera unidad es mantenida aunque todos seamos esparcidos lejos los unos de los otros. Como ocurriera a causa de la pesecusión que hubo contra la iglesia en Jerusalén. No se expandieron distintas doctrinas sino la misma doctrina del Señor a causa de esta unidad de parecer fue diseminada por doquiera que estos discípulos fueron.

Sólo para reflexionar: "muchas veces no estamos en unidad ni siquiera con nosotros
mismos. ¡¡Nuestra mente dice una cosa y nuestro corazón otra!! ¿Te ha pasado? Estoy seguro que sí.

Todo lo que pueda funcionar para los demás tiene que empezar funcionando para uno primero.

Debemos buscar la unidad, pero si no la buscamos del modo que el Señor desea perderemos nuestro precioso tiempo y no veremos fruto alguno.
Enlaces a esta entrada
Author: gabtorar
•14:51
Mateo 13:13 "Respondiendo él, les dijo: el que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre"

El Señor es a toda prueba en lo que a perseverencia se refiere. Él es de los que no tiran la toalla fácilmente.

La experiencia de la mayoría de nosotros es que Dios por largo tiempo ha intentado incansablemente de transformarnos a la imagen de Su Hijo, y aunque le hemos ofrecido mucha resistencia, Él ha hallado siempre la forma de alcanzar Sus Objetivos.

Ya sea teniendo que meternos en el vientre de algún "gran problema" y vomitándonos luego "a la orilla" de sus misericordiosas plantas, (y dado que Dios es Dios, y su voluntad es firme), Él siempre se sale con la suya.


Lo anterior se debe fundamentalmente a lo expuesto en nuestro versículo: "Él es quien siembra la buena semilla". Y la buena semilla a veces demora en germinar, pero cuando lo hace produce un hermoso fruto.

Me encanta lo que expone este verso sobre la forma en que Dios hace Su obra: cual campesino en medio del campo, el Señor lanza sobre la tierra de nuestra vida la buena semilla, Su Palabra, y luego pacientemente espera que ésta se dearrolle, crezca y muestre su fruto, del cual Él siempre quiere probar.

No hay buena semilla fuera de Él, no importa cuánto busquemos, no hallaremos mejor semilla que la que Él siembra en nuestras vidas.

Por ello es tan relevante el tema de la doctrina. La doctrina de Cristo es sana, buena, sin levadura, sin agentes contaminantes que puedan dañar la tierra sembrada.

¡En el mundo evangélico de hoy se oyen tantas voces!

En una radio se predica una cosa, y en otra algo diferente. La tevé cristiana por su parte transmite distintos programas y cada programa tiene su propia doctrina o énfasis.

Viene alguno con una nueva revelación y la esparce por medio de conferencias y seminarios multitudinarios (que dicho sea de paso siempre tienen un costo). Otros usan recursos como el internet (así como yo también lo hago) para compartir sus mensajes y experiencias con quienes están ávidos de una palabra.

Indudablemente Dios desea que nos instruyamos, pero debemos ser muy cautelosos respecto de la clase de instrucción que podamos estar recibiendo.

El mismo Señor advirtió diciendo "guardaos de la levadura de los fariseos", haciendo alcance de la doctrina (cuerpo de enseñanzas) que estos compartían además de su hipocrecía.

La buena semilla sembrada por Dios en nosotros es suficiente y poderosa para hacer lo que debe hacer. El fruto de la semilla de Dios siempre es a volvernos humildes, a hacernos siervos (y no señores) de la grey.

La palabra que sale de la boca de Dios hará lo que Dios quiere y producirá el fruto deseado en la vidas para quienes el Señor la envió.

Confiemos de todo corazón en el plan que Dios tiene para nosotros. Creamos que el podrá por medio de la buena semilla plantada, producir en nosotros un fruto grato delante de Él, que redunde en alabanza para Su nombre.

No nos confundamos con la espectacularidad y las muchas luces de colores que se ofrece el mundo evangélico de hoy.

Que esa cruz teñida con sangre real de un cordero sin mancha, sea todo lo que necesitamos para sentirnos atraidos a Él.
Enlaces a esta entrada
Author: gabtorar
•5:22
Lucas 4:21 "Y comenzó a decirles: hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros"

Al leer las escrituras me maravilla pensar las cosas extraordinarias que ocurrieron entre la gente de Israel cuando Jesús anduvo entre ellos. Juan dice que no cabrían en el mundo los libros si se escribiera tantas cosas hermosas que Nuestro Señor hizo.

Pero del mismo modo en que me maravilla esa idea, me emociona aun más pensar que hoy podría ser el día en que el Señor hiciera aquello que tanto necesito y que mi alma anhela tan deseosamente.

Anhelamos ver a nuestros seres amados en los caminos del Señor. Muchas veces hemos pedido al Señor que rescate a nuestros hijos o que se apiade de nuestros vecinos o compañeros de trabajo, que extienda Su Mano para bendecir a algún enfermo, y tal vez hasta ahora esas cosas no han ocurrido. ¡¡Pero hoy podría ser el día!!

Así fue para millares que vivieron en los días de Jesús. Una mañana, sin siquiera pensarlo, despertaron y ese dia Dios tenía preparada una sorpresa mayúscula: el Hijo de Dios pasaría por sus vidas, y les daría un vuelco nunca imaginado por ellos.

De acuerdo a nuestro texto, Jesús abrió el libro de Isaías y buscó el lugar donde estaba escrito que "el Espíritu del Señor estaría sobre Él para hacer toda clase de obras de amor para con el prójimo (sanidades y liberaciones, entre otras) y para predicar las buena nuevas del Reino".

Habiendo acabado de leer les dijo "HOY se ha cumplido esta escritura delante de vosotros" .

Los que estaban en el templo ese día nunca pensaron que precisamente ese sería el día en que esa Palabra se completaría, es decir, aquello que el profeta había anticipado cientos de años antes, acontecería plenamente ese día.

Sabemos que muchos no entendieron y que otros tantos se limitaron a juzgar y no creyeron, pero a los ojos del Señor (y para el beneficio de quienes serían bendecidos por tales obras) ese día Su Palabra se completó gloriosamente.

Estoy seguro que HOY es el día en que Dios ha determinado que ciertas cosas se cumplan plenamente en tu vida y la de quienes amas, por quienes oras.

Hoy para tí es sólo un día más, quizás hasta te costó levantar, pero para el Señor y su plan en tu vida hoy puede ser ese bendito día que cambie tu vida para siempre.

¿Lo crees? Yo sí, sé que Dios me va a sorprender hoy y oro para que te sorprenda a tí también.

¡Que así sea amado Señor, en Tu bendito nombre Jesús, Amén!
Enlaces a esta entrada
Author: gabtorar
•6:14
Gálatas 6:2 "sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo"

Siguiendo la idea de la reflexión anterior, Dios desea que haya en nosotros una mentalidad de cuerpo, que abandonemos el individualismo con el cual fuimos adoctrinados todos los años que vivimos lejos de Cristo, y que entendamos el valor de conceptos que el mundo maneja tanto hoy día (lamentablemente en las cosas equivocadas) como "trabajo en equipo" o "equipos de trabajo" y que son la voluntad de Dios para Su Iglesia.

A menudo me encuentro con cristianos que no sienten que pueden compartir sus luchas con sus hermanos o líderes por temor a ser juzgados o mal entendidos.

Claramente un líder no puede felicitar a algún hermano cuando se entera que este ha cometido alguna falta o se ha entregado a alguna forma de pecado, pero ¿quién mejor que el líder espiritual para aconsejar, animar, corregir y ayudar al hermano a salir de tal situción?

Dios desea que Su Pueblo sepa que tiene un respaldo no sólo en los cielos sino también aquí en la tierra donde las tentaciones, pruebas y dificultades son reales, y la manera de proveer este respaldo es por medio de la hermandad y el liderazgo.

Para el corazón de un padre es de mucha alegría ver que sus hijos se ayudan entre sí, que son capaces de tenderse la mano y mutuamente apoyarse. Del mismo modo, Dios el Padre desea ver en Su Iglesia este sentir.

Debemos aprender a sobrellevar las cargas de nuestros hermanos. Por años vivimos una vida centrada en nosotros en la que el egoismo era el pan de cada dia, pero hemos sido injertados en una familia en la que el Padre de familia desea ver expresado de manera práctica el amor fraternal, animándonos unos a otros (lo cual no significa "hacer vista gorda de lo malo"), ayudando a mi hermano en sus cargas.

Al conversar con hermanos sobre sus luchas y dificultades, he notado lo beneficioso que resulta para ellos aplicar lo que dice el versículo 1: "restauradle con espiritu de mansedumbre". No estoy hablando de aquellas que "juegan" a ser cristianos un dia y al siguiente no lo son, hablo de hombres y mujeres que verdadera y profundamente desean hacer la voluntad del Señor y que se encuenran con "gigantes" que intentan detenerlos en su avanzar hacia Cristo.

Un par de minutos en la Palabra de Dios les puede cambiar el dia o incluso más ¡¡Toda la panorámica de lo que están viviendo!!

Cristo fue ayudado por Simón de Cirene a cargar la cruz y así pudo consumar la obra de la redención

¿Está alguno ayudandote a cargar tu cruz? ¿A cuántos les estas ayudando tú?

Si no lo estás haciendo este es un buen día para empezar, porque ahora sabes que esta es la voluntad el Señor para quienes somos parte de su familia.

Espero de todo corazón que estos devocionales sean una pequeña ayuda para tí en lo concerniente a tu cruz.
Enlaces a esta entrada
Author: gabtorar
•6:05
Marcos 15:21 "y obligaron a uno que pasaba, a Simón de Cirene, padre de Alejandro y de Rufo, que venía del campo, a que le llevase la cruz"

Diariamente nos toca enfrentar sitaciones que desgastan tanto física, mental, como espritualmente.

Las diversas presiones de las responsabilidades, el saber que debemos hacer (cumplir con) todo y además hacerlo bien estresa. Vivimos en un mundo que aunque paradójicamente está cada vez peor, exige siempre más y mejores desempeños. Por lo mismo no es extraño sentirse cansado.

Sin embargo, hay un oasis en medio de este desierto. El Señor dejó también Palabra para esto.

Hace algunos años aprendí una importante lección por medio de este versículo: que Jesús siendo todo lo que Él era, "no llevó la cruz solo".

El peso de esa cruz debió ser tremendo. Él estaba cargando con los pecados de toda la humanidad, y camino al Gólgota, cayó bajo esa pesada cruz, agobiado también por el castigo físico que acababa de recibir.

Agradezco la bondad del Padre para con Su Hijo amado, quien movió a sus propios enemigos y castigadores a "obligar a uno que pasaba" a que le llevase la cruz.

Seguramente te has sentido desfallecer a causa de las múltiples presiones de la vida: los asuntos matrimoniales, los hijos, el trabajo, la casa, los compromisos económicos...¡son tantas cosas!! Pero debes saber que el Padre de nuestro Señor Jesucristo ¡¡es también el nuestro!!, y que nos ayudará como ayudó al salvador en aquel agobiador día.

¿Estás tan cansado que sientes que ya no puedes más?
No te angusties, Dios tomará a alguno que pasa para ayudarte en los metros que faltan. Él hará camino en el mar si es necesario con tal que podamos acabar la carrera y cumplir Su Propósito.

Todos los santos del Señor han sido ayudados a llevar la cruz que Él les dió, y tengo la seguridad que también a nosotros nos ayudará porque Su misma Palabra dice: "Él que comenzó en vosotros la buena obra la perfeccionará..."

Cuando se trata de lo que Él desea hacer no escatima esfuerzos ni recuros de ningún tipo.

¿Hasta cuándo nos ayudará? Hasta que podamos decir como Cristo nuestro ejemplo: "consumado es".

No estamos solos en medio de las presiones de esta vida. El Dios Grande y fuerte nos ayuda.
Enlaces a esta entrada
Author: gabtorar
•5:41
La advertencia es “no desmayemos”.

Cada vez que el Señor menciona algo es porque sabe que vendrá. Muchas veces antes de que "eso" ocurra, nos advierte "no temas", "no desmayes", "resiste", "estad firmes" y con ello nos prepara antes de tiempo para estar en condiciones de enfrentar lo venidero.

La escritura dice "a su tiempo segaremos si no desmayamos".
Es en esta segunda idea donde está la parte más importante para nosotros. La primera corresponde al tiempo y tú y yo sabemos que los tiempos le pertenecen al Señor. De modo que no hay mucho que podamos hacer en ese aspecto. Pero el desmayar o no desmayar si es algo que podemos (y debemos) determinar en nuestro propio corazón.

El desánimo, especialmente cuando las cosas son adversas, se transfrma en un terrible enemigo de la fe.

La fe no es "reclamar" a Dios lo que necesito sino simplemente confirmar que aunque nada parezca funcionar creo a lo que El ha dicho que hará.

Honestamente me parece un error cuando escucho a hermanos reclamarle a Dios cosas en oración. ¡¡Dios no es ningún insensible, todo lo contrario!! No necesitamos (ni podemos) convencerlo de hacer lo que no desea hacer.

Por esta razón es crucial que no desmayemos mientras caminamos con Él. Sus promesas son firmes como el amor que Cristo demostró por nosotros al morir en la cruz, así que no debemos dar lugar a la duda. Es cuando dudamos (y eso es lo que busca provocar en nosotros el diablo) que desfallece nuestra fe y desmayamos.

Cuando la lucha se pone más dura y todo se ve más adverso es porque se acerca el fin. Pedro dijo "el fin de todas las cosas se acerca"

El enemigo está redoblando esfuerzos y sus ataques contra ti, por eso sientes que la lucha se vuelve más difícil. Él intenta derribarte. De alguna manera, él también está agotado. Se agota con los creyentes fieles al ver que estos no le dan lugar, y se aparta después de un tiempo: “Resistid al diablo y huirá de vosotros”.

Entonces ¿Por qué somos nosotros los que huimos? ¡Debemos creer a la palabra escrita, más que a nuestros sentimientos o sensaciones!

¿¿Sientes que la batalla se hace mas dura, más intensa?Recuerda: “no desmayes”.

La Biblia dice “no es nuestra la guerra sino del Señor”.

Como en una gran mesa de ajedrez, somos sólo piezas. El Señor ya ideó la jugada maestra para ganar, ahora sólo es cuestión de tiempo para segar en victoria.

Dios está pasando lista a sus piezas, a sus soldados, peones, alfiles, torres…
¿Está cada uno en su lugar correcto? ¿Estás tú en el tuyo?

Debes estarlo para ganar la partida, si no estás ocupando tu lugar en Dios (haciendo tu parte) estás dando al diablo la posibilidad de venir no sólo contra ti, sino también contra esta iglesia a través de ese espacio que has dejado.

Cuando alguno no hace su parte hace que se recargue el trabajo de los demás.

Hay una promesa fiel de Dios: "habrá cosecha si no desmayamos".

No desmayes en lo concerniente a tus hijos o esposo(a), o parientes que no han conocido a Cristo. ¡¡Mañana podría ser el glorioso día para sus vidas!!
Y si desmayas hoy nunca lo sabrás.
Enlaces a esta entrada
Author: gabtorar
•5:45
Gálatas 6:9 "No nos cansemos pues de hacer el bien, porque a su tiempo segaremos si no desmayamos"

El cristiano es llamado a vivir una clase de vida difícil: “ser luz en medio de la oscuridad, perdonar al que le ofende, hacer la voluntad de otro (Jesús), ir en una dirección, no sólo distinta sino opuesta a la del resto de las personas, postergarse a si mismo para darle prioridad a otro (Cristo y su voluntad)”

Dios también nos exige:
Ser honestos cuando todos engañan,
Ser justos con aquellos que se han comportado injustamente con nosotros,
Amar a quien nos ha hecho daño.
Ser veraces cuando todos mienten, y otras muchas cosas

Al principio esto parece maravilloso hacerlo, pero después de un tiempo nos sentirnos cansados de ir contra la corriente y somos tentados a tirar la toalla. Nos sentimos desmayar.

El sistema de este mundo nos aprieta buscando hacernos ceder a sus demandas. Es decir, a volvernos “como todos los demás”.

Si la luz se apaga, todo queda en oscuridad y eso es lo que busca el enemigo en nosotros, apagar nuestra luz. Es también lo que Jesús enfatizó que debíamos cuidarnos de no perder el sabor (ser sal) y alumbrar a otros (siendo luz)

Dios sabe esto. Cristo estuvo aquí en la carne, para darnos testimonio y dejarnos ejemplo. Él sabe lo que es estar aquí. Él fue “tentado en todo”. Nos mostró que es posible vencer esta clase de vida terrenal, así como Él lo hizo. No se dejó vencer por ninguna tentación. Y te aseguro que nadie ha sido (ni será jamás) más tentado que Él.

El venció ese espíritu que te dice ¿Para qué? Ese es un espíritu que trata de hacerte ver que es vano hacer ciertas cosas, intenta persuadirnos a desistir especialmente de hacer lo que Dios manda y que por tanto es verdaderamente útil y necesario de hacer.

¿Cuántas veces has oido esa voz interior que te dice: y para qué vas a ir a la congregación hoy? Puedes hacerlo la siguiente ocasión. O ¿Para qué vas a entregar ese dinero si lo podrías usar en tus cosas? ¿Para qué vas a orar si Dios ya sabe lo que necesitas? Y así podría enumerar muchísmos ejemplos como estos.

Lo concreto es que ese es el enemigo "disfrazado de piedad", buscando un solo objetivo: desviarnos de la voluntad de Dios (es lo que el maligno siempre busca)

Te aseguro que ese espíritu también vino a Cristo a tratar de persuadirlo de para qué ir a la cruz, para qué morir, o para qué hacer la voluntad del Padre cuando podría hacer su propia voluntad.

De seguro le recordó cada traición, cada error de sus discípulos tratando de hacerlo desistir y no cumplir con su propósito: redimirnos

Sin embargo, Cristo sabía que: “a su tiempo segaremos si no desmayamos”

Debemos armarnos del mismo pensamiento que tenía el Señor: Cumplir el plan para el cual estamos aquí. Mientras más importante sea ese plan podremos esperar mayor tentación para no cumplirlo, pero del mismo modo habrá un mayor respaldo de Dios para que seamos vencedores.

Lo que sea que estés viviendo, no desmayes, no dejes de sembrar porque "a su tiempo segaremos si no desmayamos"
Enlaces a esta entrada
Author: gabtorar
•4:58
1 Pedro 4:12 "Amados, nos os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido..."B) No os sorprendáis.

El enemigo como estrategia para intentar hacernos caer, viene contra nosotros en situaciones que no esperamos.

Si hay algo que efectivamente nos complica es el recibir malas noticias inesperadas, o que alguien en quien confiamos nos traicione o juegue una mala pasada.

Dios se encarga de recordarnos que hay cosas que no nos deben sorprender. Es decir, El no quiere que ciertas situaciones nos tomen desprevenidos para que el maligno no gane ventaja sobre nosotros.

En esas situaciones que no esperamos y que de pronto vienen a nuestra vida, se nos presentan interrogantes, cuestionamientos, dudas, etc, respecto a nuestra fe, al propósito y la fidelidad de Dios. Dudamos sobre el porqué nos ocurre tal o cual cosa. Y en este ámbito el mayor beneficiado es nuestro adversario.

Recordemos la situación de Job. Sabemos por el texto bíblico que Job perdió todo lo que un hombre puede perder, pero gracias a Dios no perdió aquello que le hizo blanco del maligno: Su fe en Dios, su devoción a El.

Su fe era el trofeo. Y el diablo perdió, porque aunque tocó todo lo que tenía y le arrebató (con el consentimiento del Señor) todo lo que era de valor para su vida, fracasó en su intento de arrebatarle la fe, el temor y confanza que Job tenía en Dios.

El último capitulo del libro deja claro que Dios le restituyó todo lo que el diablo le arrebató y que dicha restitución fue con creces.

Vendrán pruebas y luchas por causa de nuestra fe, pero Dios nos recuerda que esto no nos debe tomar por sorpresa. Son cosas que debemos esperar.

Jesús advirtió que por causa de Él "seríamos aborrecidos de todas las naciones". Por causa de seguir la verdad en un mundo que no trepida en hacer lo malo para ganar provecho. Cuando desees hacer lo correcto en medio de gente que acostumbra a usar cualquier método (sin considerar si es válido o no), tendremos problemas, seremos mirados como raros y el Señor no quiere que nos sorprendmos. Son cosas esperables a causa de nuestra fe.

Lo que a menudo no vemos (al maligno le conviene que no nos demos cuenta) es que son precisamente esas cosas las que nos muestran que somos ciudadanos de un reino distinto, que se rige por los códigos correctos y que cuenta con la aprobación del Padre. Eso es lo que nos conviene y por tanto, lo que debemos buscar siempre.

Concédate el Señor un día bendecido en el cual Él pueda hacer por medio de Jesucristo, Su Perfecta voluntad en tu vida y la de los tuyos.

Ah!!! y aunque pudieran venir cosas que no estaban en TUS PLANES, recuerda que Dios está en el trono y desde allí gobierna los asuntos de aquellos que hemos puesto nuestras vidas en Sus manos.
Enlaces a esta entrada
Author: gabtorar
•7:05
1 Pedro 4:12 "Amados no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciere..."

Pedro encabeza este verso diciendo "amados". Esto demuestra la clase de relación que Dios desea entablar con nosotros. una relación de amor.

No es una relación legalista, basada en el cumplimiento de normas establecidas y que de no cumplirlas me acarrean juicios inmediatos de parte del Señor.
Yo no sirvo a Dios para ser alguien en El. Le sirvo porque soy Su hijo, y le amo así como El me ama a mí.

Muchos cristianos viven presa del temor. Le tienen miedo a Dios, no lo conocen como Padre. Siempre están temerosos de que El puede castigarles (Dios de hecho es Padre y el padre que ama castiga, corrige, disciplina) por lo que no han hecho. Esta es un arma de doble filo.

Ciertamente es necesario obedecer al Señor, hacer Su Voluntad, escoger lo que El tiene para nosotros, pero a veces el énfasis está mal dirigido y terminamos sintiendo que nunca podremos estar bien con El. Olvidamos que tenemos una relación con El, y no un mero contrato.

Tu hijo puede no ser todo lo que esperas de él, pero hay una relación allí que no se quebranta con facilidad. No porque él comete errores deja de ser tu hijo. En el Señor es igual.

Así que debemos tener presente que Dios nos ama y así se dirige a los suyos, les dice “amados”.

Cristo fue capaz de enfrentar y vencer la tentación en el desierto porque sabía que Su Padre le amaba, este conocimiento le comprometía de alguna forma.

Eso ocurre cuando tenemos una relación profunda con alguien. La verdad es que “no queremos fallarle a aquel a quien amamos”. Por eso digo que nos compromete. A veces los pastores nos entristecemos de ver que la hermandad no “parece estar muy comprometida con la obra de la iglesia”. ¿Podríamos tomar esta falta de compromiso como una falta de amor hacia la obra de Dios, y por ende hacia Dios mismo?

La Biblia dice que Jesús amó a la iglesia y se dió por ella. Estamos al parecer algo lejos de esa clase de amor que Jesús mostró como lo correcto.

Pero en fin, cuando estoy ligado íntimamente con alguien, no es el miedo a lo que me va a pasar sino el deseo de no fallarle a quien tanto quiero, lo que me lleva a guardarme.

El fuego de prueba vendrá a todos los cristianos verdaderos, pero no viene para destruirnos sino para para purificarnos.

Recordemos en el calor del desierto que tenemos un Dios que nos ama y no se olvida de nuestra fragilidad.

No por miedo, sino por amor, caminemos en santidad junto al Señor.
Enlaces a esta entrada