Author: gabtorar
•22:58
Al cristianismo actual le faltan muchos de los elementos que hicieron poderosa a la Iglesia Primitiva. Nos falta el gozo del Señor en medio de las diversas pruebas, nos falta el denuedo para testificar del poder de Cristo y su resurrección, nos falta la autoridad que hacía temblar a demonios y monarcas, nos falta la liberaliodad con la que ellos se despojaban para que ninguno tuviese necesidad, nos fal tan tantas cosas que parece que la gilesia de hoy no tuviera nada que ver con ESA iglesia, por la cual Jesucristo prometió volver.

Sin embargo, si hay un elemento que parece haberse extinguido por completo de la iglesia actual es la santificación. ¿Qué es, por qué es importante, quién lo realiza, por qué santificarme? Son algunas de las preguntas imprescindibles de responder. El acto de la santificación pasa inevitablemente por la persona del Espíritu Santo, que es el Espíritu de Santidad. Es imposible entender siquiera el concepto de santidad sin el Espíritu Santo.

La escritura dice "sin santidad nadie verá al Señor" ¿Estamos preparándonos para ver al Señor? ¿Deseamos en verdad verlo?

Tenemos la responsabilidad y demanda de parte de Dios de santificarnos. Si esperamos encontrarnos con Él, deberíamos estar preparándonos para ello ¿Lo estás haciendo? Si no, ¿Qué esperas?
Enlaces a esta entrada