Author: gabtorar
•5:50
Juan 15:14 "Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando"

¡Es de tanto provecho meterse en las escritura! En ellas aprendemos a conocer al Señor, Su sentir, Su corazón. Encontramos asimismo más luz para ir descubriendo Su voluntad para sus criaturas y también que Dios desea desarrollar una amistad con nosotros sus hijos.

Muchas personas sólo ven a Dios como un ser grande que está tan lejos que difícilmente podria entender nuestras situaciones. Pero la escritura desmiente categóricamente esta idea mostrándonos un Dios que se encuentra más cerca de lo que creemos y que tiene un plan maravilloso para los seres de este mundo: Él quiere darnos Su Amistad.

Sin embargo, debemos ser cuidadosos al momento de comprender bien qué clase de amistad desea el Señor con nosotros, porque nuestro concepto de amistad es bien distinto del Suyo.

Para nosotros este concepto está marcado por el egoismo. Cuando pensamos en un amigo(a)pensamos en "alguien que esté ahí para nosotros". . Que me escuche, me entienda, me anime, me ayude... y claro, eso es parte de lo que un amigo hará por uno, pero esa clase de amistad está condenada al fracaso porque está centrada en mi mismo y no en el otro.

Eso pasa con muchos matrimonios que fracasan. Como alguien dijera: "al casarnos eramos dos garrapatas pensando que el otro era un perro". Esa clase de relación siempre termina mal, porque no está correctamente orientada. Si tu te casas para que te hagan feliz, corre es el alto riesgo no sólo de no ser tu feliz, sino también de hacer infeiz a tu cónyuge. Mas el que se casa con la expectativa de hacer al otro un ser más completo y feliz, va bien encaminado.

Del mismo modo la idea de Dios es que "yo me comprometa a estar ahí para mi amigo". Eso es lo que hace Él. Y como Él siempre hace bien Su Parte nos quiere aclarar lo que espera de nosotros si hemos de tener Su amistad.

Entendamos que (a diferencia de lo que he escuchado decir a algunos predicadores)la amistad con Dios no es un derecho sino un privilegio y todos los privilegios están regulados por ciertas condiciones. Asi que establezcamos aquí y hora que "la amistad que Dios ofrece es condicional". No es "si o si", sino más bien "si..."

Y asi lo plantea "sois mis amigos, si... ¿y cuál es el requisito? ¡Hacer lo que Él manda!

Por tanto, la condición para tener la amistad del Señor es nuestra obediencia a Su Palabra. ¡Que importante es para Dios que obedezcamos Su Palabra. Hay buenas razones para ello.

Tal vez alguno diga "yo no estoy de acuerdo con usted en esto pastor Gabriel, creo que se equivoca porque Dios es un amigo incondicional (eso te enseñaron) y me temo que esta es una idea nueva que se el acaba de ocurrir a usted".

Pero si me dejas explicar, te recordaré lo que la Escritura dice. ¿Fue Abraham llamado amigo de Dios? ¿y cuándo se determinó esta amistad? ¿Cuál fue el requisito? Que Abraham creyera a Dios, que tuviera fe. ¿Y cámo sabemos que Abraham creyo a Dios? En que hizo lo que Jehová le mandó hacer.

¿Qué es la fe entonces? Obedecer (porque le crees) a las Palabras de Dios, a lo que Él manda.

De modo que este requisito es tan antiguo como el deseo de Dios de tener amistad con Su creación.

Adán anduvo en términos de amistad con Dios hasta... que desobedeció y Dios canceló esa amistad y los problemas comenzaron para Adán y su mujer FUERA de Edén, porque perdieron los privilegios que esa amistad basada en la obediencia les daba.

Él quiere que seamos sus amigos y esa amistad es con celo y debe sobrepasar a cualquier otra. De hecho nos advierte ¿no sabéis que la amistad con el mundo es enemistad contra Dios?

La amistad de Dios es real, pero condicional, reservada para aquellos que por amor a Él obedecen sus mandamaientos.

Te animo a cultivar esa amistad con el Todopoderoso. ¡No hay otra mejor!
|
This entry was posted on 5:50 and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.